Alumnos navarros, contra el desperdicio alimentario

Más de 700 escolares acudieron al Banco de Alimentos de Navarra para aplicar sus conocimientos adquiridos en al materia.

Imagen de voluntarios trabajando en las naves que el Banco de Alimentos tiene en el polígono Plazaola, en Berrioplano, a donde se trasladaron el año pasado.

Voluntarios trabajando en las naves que el Banco de Alimentos tiene en el polígono Plazaola, en Berrioplano, a donde se trasladaron el año pasado. Jesús Caso (Archivo).

Más de 700 alumnos de nueve centros de enseñanza de Navarra han aplicado a su aprendizaje conocimientos sobre el desperdicio alimentario y la necesidad de una redistribución justa en colaboración con el Banco de Alimentos de Navarra.

Sus experiencias y conclusiones así como la reflexión sobre este problema son el motivo de unas jornadas organizadas este lunes y martes en el Civican de Pamplona y que han sido presentadas por Fermín Muñoz, voluntario del área de Sensibilización de Banco de Alimentos de Navarra y coordinador de relaciones institucionales; Jerusalén Ruiz, profesora de Liceo Monjardín; Naike Martín, profesora de Jesuitinas, y las alumnas Amaya Vizmanos, de Sagrado Corazón, y Leyre Alomia, de Santa Catalina.

Los otros centros participantes en esta iniciativa son Irubide, Santísimo Sacramento, Virgen del Camino, Jesuitas y María Inmaculada.

Fermín Muñoz ha explicado que por desperdicio alimentario se puede entender la cantidad de alimentos aptos para el consumo humano que, cumpliendo con todos los requisitos de seguridad de los alimentos, son descartados en cualquier fase de la cadena de producción, distribución y consumo y considerándose residuo cuando esos requisitos se incumplen.

Así, ha apuntado, el desperdicio alimentario existente consiste en los alimentos aptos para el consumo humano que quedan tras restar los alimentos consumidos y los residuos. “Dado que son aptos para el consumo humano, pueden llevarse a cabo acciones para su redistribución”, ha explicado.

Con datos de la FAO, ha señalado que “hasta un tercio de todos los alimentos se estropea o se desperdicia antes de ser consumido por las personas”. “Es un exceso en una época en la que casi mil millones de personas pasan hambre y representa una pérdida de mano de obra, agua, energía, tierra y otros insumos utilizados en la producción de esos alimentos. No solamente es un exceso, es un escándalo, es una muestra de la ruindad ética de esta sociedad”, ha afirmado.

Según ha continuado señalando, “una de las causas del desperdicio alimentario son los malos hábitos de consumo así como el proceder de la industria y los agentes que intervienen en toda la cadena alimentaria (productores, distribuidores, proveedores y lugares de venta y consumo)”. “La implicación de todos los que formamos parte de la cadena es esencial para generar grandes cambios a través de pequeños gestos cotidianos basados en un consumo responsable”, ha apuntado Fermín Muñoz.

El objetivo de la Unión Europea para 2030 es la reducción de un 50% de los 88 millones de toneladas de desperdicios. En esta línea, la sensibilización y la educación en los hábitos de consumo son el medio para conseguir la necesaria reducción de desperdicio alimentario, según ha explicado el Banco de Alimentos.

La reducción del desperdicio junto con la ayuda alimentaria gratuita y la promoción del voluntariado son los fines que persigue el BAN, fundación sin ánimo de lucro, benéfica de carácter social, laica, apolítica e independiente, organizada actualmente por 178 voluntarios.

Las actividades del BAN en materia de sensibilización, además de estas jornadas, han consistido en charlas informativas a 772 alumnos y visitas al BAN en colaboración con Mancoeduca de Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) de 449 alumnos.

Además, han participado en colectas 900 alumnos y se han desarrollado programas específicos de aprendizaje y servicio solidario (AySS) en 10 centros escolares, de los cuales 9 participan en estas jornadas.

Naike Martín, profesora de Jesuitinas, ha resaltado cómo este proyecto pasó de realizarse con Jesuitas hace seis años a la actualidad con nueve centros aplicándolo y otros tantos participando en una u otra actividad con Banco de Alimentos de Navarra.

Jerusalén Ruiz, de Liceo Monjardín, ha animado a que otros centros se sumen a esta iniciativa y las alumnas han explicado cómo sus centros han desarrollado el proyecto desde diferentes asignaturas y elaborando distintos trabajos, además de la participación en la Gran Recogida de diciembre o en la clasificación de los productos de la Gran Recogida de este mes de junio.

Las jornadas continuarán este martes a las 18 horas en Civican, con un cine fórum sobre el desperdicio y el miércoles de 10.30 a 12.30 de la mañana en el auditorio de Civican, con la exposición de los diferentes trabajos desarrollados por los alumnos y la exposición de sus impresiones.

A estas jornadas están invitados representantes de los departamentos de Educación, Medio Ambiente y Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, representantes del Ayuntamiento de Pamplona, y de las mancomunidades de Navarra, entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s